domingo, 6 de noviembre de 2016

COURTYARD

Ha sido un patrón más entretenido de lo que pensaba y muy fácil de tejer. Tanto es así que a falta de uno... He tejido dos :-) 

El primero lo tejí para Jorge. Utilicé restos de lanas que tenía en casa. Los gorros es lo bueno que tienen. Puedes aprovechar madejas empezadas que te hayan quedado de otros proyectos porque se necesita muy poca lana para tejerlos.

La lana azul es un resto de la chaqueta que le tejí a Jorge este año, y la lana gris un resto de otro gorro.

La lana gris es una mezcla muy bonita y suave de merino y cashmere, hilada y teñida por mí.

Como decía, el gorro se teje muy rápido, con aguja de 4,5mm y lana tipo worsted. He tejido la talla pequeña de las dos que trae el patrón.

Muy entretenido y muy fácil. Justo lo que necesitaba. Una labor que viese avanzar rápidamente y no me quitase mucho tiempo.

El resultado ha gustado mucho y llega justo a tiempo, estos días cuando el frío parece que ha venido para quedarse.




Detalle del gorro desde arriba:




El día que lo terminé, comencé otro para mí.

He utilizado la misma lana gris y el contraste es una lana Malabrigo Arroyo es un color precioso. La utilicé en un jersey que tejí hace tiempo
La combinación me parece que ha quedado muy bien y, aunque yo no soy de usar gorros, creo que éste sí que lo usaré. Me gusta mucho.





 






domingo, 30 de octubre de 2016

A HAP FOR HARRIET

A veces también tejo chales... 
Aunque hacía mucho tiempo desde el último...
 
El patrón, A hap for Harriet, me lo regaló Anamasa en el último intercambio de Spanish Swap. Y la lana que he utilizado, me la regaló Anaju en otro intercambio de hace algunos añitos ya :-)

Este chal lo ví hace mucho tiempo por Ravelry y me pareció muy bonito. Sencillo en el cuerpo, tiene una puntilla que tenía ganas de tejer.

Según el patrón, se necesitan unos 700 metros de lana. Este año tengo el propósito de ir rebajando alijo lanero, así que no quería comprar nada para este proyecto. 




Me apetecía tejer la madeja granate que me regaló Anaju porque me gusta mucho el color y además este otoño el grante es tendencia. Me pareció buena idea tejer este chal en este color.
Como la madeja tenía 1400 metros, decidí tejer en 2 cabos. 

Aunque me ha gustado tejerlo, sí que es cierto que es un poco repetitivo. La secuencia es bastante fácil, así que en poco tiempo me la aprendí y no necesité estar mirando todo el rato el patrón para poder tejer. Ésto me gustó bastante porque justo me apetecía tejer algo que no fuese muy complicado. Simplemente, dar unas vueltas.

El patrón es muy simple. Comienza con una parte de aumentos, le sigue una parte central sin aumentos y después se continúa con la sección de disminuciones. De este modo, se teje en forma de media luna un chal que por los lados es más estrecho y en el centro más ancho, manteniendo la misma puntilla a lo largo de todo el chal.

Para calcular hasta dónde tienes que aumentar, tejer parte central y disminuir, el patrón te indica en nº de puntos y en peso de la lana.

Hasta aquí todo bien.

Tejí y tejí hasta que llegué a los puntos de aumento que indicaba el patrón (102 puntos en las agujas). Exactamente los mismos y exactamente las mismas secciones de repeticiones.

A continuación, comencé a tejer las secciones del centro del chal.
Se supone que son unas 20 secciones y, al terminarlas, debe quedar aproximadamente el 30% de la lana restante.

Pero mucho antes, cuando iba por la repetición nº9, a mí me pareció que me qedaba poca lana... y decidí pesarlo. En este momento me quedaba el 28% de lana!!! 

Como podéis imaginar, no me iba a alacanzar la lana para completar el chal. ¿Qué ha pasado? Pues la verdad que no lo sé. El caso es que tuve que buscar una solución. 

Desde la repetición 9 del centro, comencé las disminuciones, cruzando los dedos para que me llegase al menos para terminar el otro lado del chal...

Efectivamente, tampoco fue así. Para intentar alargarlo un poquito más, el extremo de uno de los lados lo he tejido con hebra simple, para intentar aprovechar al máximo la lana. Cuando lo he lavado y bloqueado, ese trocito no lo he tocado, y así se ha mantenido "parecido".




No voy a poner una foto del chal entero porque lo que quiero mostrar es que no me he enfadado y no me importa porque, aunque hubiese quedado realmente precioso completo, así también tiene muchas opciones y yo me lo voy a poner igual :-)

Si una labor no es perfecta al 100%, por lo menos cuenta haber disfrutado tejiéndola.